Accidentes caseros que puede sufrir un gato

A diferencia de los perros, los gatos son unos animales muy ágiles, que pueden acceder a cualquier rincón de la casa con un simple salto. El término “agilidad felina” se acuñó por algo, y en ocasiones esta agilidad les crea problemas muy graves. Te contamos los 5 accidentes caseros mas comunes que puede sufrir un gato:

1. Caída por una ventana. Creo que es el accidente más frecuente, y el que mayor número de consultas genera. Los gatos son ágiles, pero no tanto como para saltar desde la ventana o el balcón de un quinto piso. Por eso, ten mucho cuidado con las ventanas, ya que la caída puede ocasionar fracturas muy graves a tu gato, o incluso la muerte. Ten en cuenta que cualquier pajaro que pase cerca de la ventana llamará la atencion del gato y este intentara cazarlo, en este caso, la caida es segura.

accidentes caseros gatos

2. Electrocución. Dicen que la curiosidad mató al gato, y por experiencia os podemos decir que el dicho es cierto. Los gatos son muy curiosos y se ponen a jugar con lo primero que encuentran. Los cables de la luz les gustan mucho, y un zarpazo puede terminar con una descarga eléctrica, sobre todo si el revestimiento del cable no está en buen estado. Oculta todos los cables que puedas, y revisa su estado para evitar este tipo de accidentes. Ten en cuenta que a los gatos, sobre todo los mas jovenes, les encanta morder los cables, tambien debes evitar los enchufes en mal estado.

3. Quemaduras. Ya hemos dicho que el gato se sube por cualquier sitio, y la cocina es una de sus estancias favoritas, ya que pueden descansar en los armarios y mirarnos desde las alturas. En ocasiones los saltos acaban tirando sartenes u ollas con agua, lo que les ocasiona graves quemaduras. También son frecuentes las quemaduras por pasearse por encima de la vitrocerámica cuando está encendida, ya que el gato no ve fuego, como pasa con las cocinas de gas. Procura tener un recipiente con agua encima de la vitro, mientras esta este caliente.

4. Intoxicación por raticida. Si vives en una casa de pueblo, es posible que tengas que usar raticida para prevenir o eliminar las plagas de ratones y ratas. Los gatos a veces se intoxican con el raticida, y por eso, te recomiendo que lo pongas en una caja cerrada que se cierra con llave, y que tiene orificios para que entren los roedores, de manera que los animales domésticos no pueden acceder al veneno. Mucho cuidado también con los roedores muertos, ya que los gatos se los pueden comer y envenenarse de esta forma. Si utilizas insecticidas contra moscas y mosquitos, procura que el gato no este presente.

5. Caidas al baño o WC. Los gatos no son muy amantes del agua, pero ya sabemos que son muy curiosos, quizá demasiado y es posible que caigan al baño o WC. Normalmente, todo se queda en un susto, sobre todo para el felino, pero a pesar de su agilidad, si caen mal es posible que se se lastimen. Por eso, cierra siempre la tapa del WC para evitar accidentes.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.