Alergia en gatos

Aunque podamos pensar que no es tan frecuente, nuestras mascotas en general, y los gatos en particular también padecen alergia del mismo modo que las podemos padecer nosotros. Y es que no por el hecho de ser animales están exentos de sufrir ciertas reacciones a determinados alimentos o a ciertas condiciones especiales, las cuales, y al igual que nos sucede a nosotros los humanos, les pueden acarrear algunas consecuencias no deseables.

alergia en gatos

Una alergia muy común entre los felinos, a pesar de que estos tengan un elevado grado de higiene y cuidado, puede ser a las picaduras de las pulgas. Y es que las pulgas, como suele suceder en un gran número de animales, suele campar a sus anchas por todo el pelaje y atacar cuando menos se lo espera nuestro pequeño amigo. Este tipo de alergia suele presentar unos síntomas muy claros que no son otros que picores, lo notarás porque se lame más de lo habitual, en la zona del cuello así como por algunas pequeñas erupciones cutáneas.

Asimismo, otra alergia bastante frecuente dentro del mundo de los gatos es la que suelen desarrollar a los comederos o, en otras palabras, a los lugares en los que suele comer y beber (principalmente si son de plastico). En este caso lo podremos ver porque sufre lesiones de tipo cutáneo en la zona de la cabeza, especialmente en la zona del hocico. Esto se puede deber a que, en algunos casos, los gatos pueden ser muy sensibles a alguno de los materiales de los que está compuesto el recipiente en el que comen. Es por ello por lo que no tendremos más que sustituirlo por otro que no de ningún tipo de problema como pueden ser los de vidrio.

La alergia alimentaria suele ser la tercera causa mas frecuente de alergia, Em este caso puede solucionarlo utilizando una dieta hipo-alergenica que casi todos los grandes fabricantes de pienso tienen disponible. Los test veterinarios para detectar una alergia alimentaria, no funcionan bien, por lo que la mayoria de las veces, para detectar que le produce la alergia, hay que proceder con dietas de exclusion y averiguar que dieta funciona bien.

Por último, cabe destacar una curiosidad. Y es que los gatos también pueden padecer alergias a los humanos. Así es. Pero no solo a los humanos, como pueden ser a los restos de piel o pelo que quedan esparcidos por la casa sino, además, a los objetos o costumbres que tienen los humanos como puede ser comer determinados alimentos o fumar. Todo esto puede llevar algún tipo de sustancia que les provoque diferentes reacciones alérgicas hasta el punto de que puedan llegar a tener problemas respiratorios severos.

En consecuencia, y para evita todos estos problemas, basta con observar con frecuencia a nuestro compañero para saber si su comportamiento difiere en algo al comportamiento que tiene habitualmente. Será en ese momento cuando debamos acudir al veterinario para que ponga algún tipo de solución que, al igual que sucede con la raza humana, suele tratarse de tratamientos nada perjudiciales para ellos.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.