Medición de la temperatura en gatos y perros

Si tienes un gato o un perro de mascota, es muy probable que en algún momento hayas tenido o tengas que controlarles su temperatura. Ellos se enferman como nosotros: pueden contraer virus, resfríos, o infecciones y como muchas veces sus síntomas no son tan visibles como en una persona, es importante hacer una consulta y estar muy atentos ante cualquier cosa rara que notemos en ellos: decaimiento, vómitos, heces raras, lagrimeo frecuente, etc.

Luego de llevarlo al veterinario, es posible que ellos nos pidan que luego nosotros nos encarguemos en casa de controlar su temperatura; claro que el veterinario lo hace fácilmente y tiene mucha experiencia, pero la verdad es que si nunca hemos tenido que tomar la temperatura en gatos y perros antes, puede ser una tarea difícil y que si no la llevamos a cabo correctamente, podríamos dañar a nuestro animal. Por eso es importante atender a varios detalles.

fiebre en gatos y perros

medir temperatura

En primer lugar debes saber que la temperatura normal de un perro adulto es entre 37,5 y 39 grados; en los cachorros puede llegar hasta los 39,5. En cambio en los gatos la temperatura normal es entre 38,5 y 39,5. Si se supera esta temperatura por más de 3 grados, ya sería una fiebre bastante alta, que podría estar indicando algún proceso viral o infeccioso.

Para medir la temperatura de gatos o de perros podemos utilizar un termómetro de mercurio convencional, o más recomendable es utilizar un termómetro de lectura rápida que nos dará la temperatura en cuestión de segundos, y no tardará más de 3 minutos, como con el termómetro de mercurio.

En cualquiera de los dos casos tenemos que colocar el termómetro en el recto, introduciéndolo unos 2,5 centímetros. Primero untando con un poco de vaselina o alguna crema neutra en la punta para que se introduzca más fácilmente y sin dañar al perro o gato. Es muy importante que el animal esté parado y no sentado o acostado, ya que si se mueve o se sienta podría romper el termómetro. Tampoco debemos hacer movimientos bruscos. Una vez hecha la medición de temperatura es muy importante limpiar correctamente el termómetro con alcohol.

Todo este proceso es recomendable no hacerlo solo; a no ser que se trate de un perro muy pequeño y tranquilo; pero en la mayoría de los casos en perros y en gatos será mejor hacerlo entre dos o más personas, por la seguridad nuestra y de nuestras mascotas.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.